No perder el pulso del mercado es la primera recomendación que se le suele dar a todo empresario que quiere seguir incrementando sus ventas. Poca duda cabe de que este tópico mantiene toda su vigencia pero en la actualidad comparte protagonismo con otras tendencias comerciales. Veamos cuáles son y cómo pueden ayudarte a mejorar la facturación de tu empresa.

No descuidar la eficiencia

Las nuevas tecnologías han simplificado o automatizado muchos de los procesos administrativos básicos en cualquier empresa. La utilización de sistemas de Inteligencia Artificial (IA) es una de las tendencias más importantes por varios motivos. Mejora los resultados por la mayor capacidad de análisis de datos y permite liberar recursos humanos para asumir otras tareas.

Comprender cada generación de consumidores

Posiblemente, nunca antes los saltos generacionales habían sido tan acusados como en la actualidad, al menos, en lo que respecta a los hábitos de consumo. Prácticamente cada generación se desarrolla en paralelo con un serie de avances tecnológicos, lo que se traduce en unas preferencias muy claras para consumir. Las empresas no deberían, por tanto, acomodar su oferta a un perfil concreto de consumidor.

Invertir en singularidades

La globalización ha suprimido casi cualquier barrera geográfica en materia comercial y por ello las empresas no compiten solamente en su entorno más inmediato sino a escala planetaria. Construir una imagen corporativa muy reconocible y generar contenidos igualmente personalizados permite a las empresas estar mucho más cerca de sus consumidores. Esto incluye, lógicamente, la presencia activa en redes sociales.

Construir confianza

En línea con la tendencia anterior, podemos afirmar que una de las cosas que no han cambiado en las relaciones comerciales es la importancia de generar confianza. De hecho, gracias a las plataformas que permiten el intercambio de experiencias sobre cualquier marca estamos asistiendo a una creciente exigencia por parte de los consumidores en lo que a la transmisión de confianza empresarial se refiere.

Sin olvidarse del factor humano

Una conclusión errónea de las tendencias arriba expuestas sería la de automatizar al máximo los procesos comerciales y fiar la suerte de la compañía a los aspectos tecnológicos. En realidad, la tendencia que comienza a abrirse camino es justo la contraria: poner en valor el factor humano en medio en la “jungla” virtual.

Visítanos con regularidad para adoptar cuanto antes los cambios que más convienen a tu proyecto.