Hablar no es necesariamente comunicar, tal y como se han encargado de demostrar multitud de expertos en relaciones personales. En el ámbito empresarial, el intercambio de información es esencial en el éxito de cualquier proyecto, del mismo modo que una comunicación defectuosa puede traducirse en problemas para el negocio. Es por ello que cualquier empresario debería tener muy en cuenta los siguientes consejos en materia de comunicación (facilitados por Forbes).

Hablar menos, escuchar más

La figura del jefe impone. Consecuentemente, pese a que se intente crear un clima distendido en la oficina, cuando habla el responsable del negocio se le toma siempre en muy alta consideración. Esto puede traducirse en que algunos empleados eviten expresar sus puntos de vista, máxime si no coinciden con el de sus superiores. Para que exista una buena comunicación, los directivos deben escuchar mucho más a sus empleados y no hablar sin haber oído las opiniones de su equipo.

Atención a la comunicación no verbal

No todo se expresa con palabras, tal y como nos recuerdan muchas canciones románticas. Hay determinadas expresiones faciales que resultan fácilmente reconocibles, tanto si denotan euforia, temor, tensión o confianza. Los responsables de un negocio deberían saber interpretar estos gestos, al igual que conviene cuidar el metalenguaje en sus intervenciones. El tono de voz, los gestos con las manos o la inclinación de la cabeza juegan un papel clave en la transmisión del mensaje.

El espejo y la grabadora

La práctica hace al maestro y la comunicación no es ninguna excepción. Para aprender a expresarse correctamente conviene practicar al margen de las situaciones que se dan en la oficina. Uno de los ejercicios más recomendados es el de situarse frente a un espejo y cuidar todos los gestos. De igual manera, para corregir aspectos como la entonación o la dicción, algunos profesionales se entrenan con una grabadora (solo el audio).

Ejercicios en equipo

Yendo un paso más allá sobre la recomendación anterior, una empresa puede organizar sesiones para ejercitar la comunicación en equipo. Al fin y al cabo, todos los profesionales están obligados a comunicarse de manera efectiva, pudiendo mejorar conjuntamente con juegos y ejercicios específicos.

No permitas que una comunicación ineficaz trunque un buen modelo de negocio. Aprende a comunicar leyendo nuestro blog.