Select Page

La posesión de un grado en ingeniería eléctrica presupone que su titular está convenientemente formado para desarrollar una actividad profesional en los distintos campos relacionados con la energía eléctrica.

Una vez obtenido el grado en ingeniería eléctrica, los empleos disponibles son muy diversos, abarcando entre otros los siguientes campos:

  1. Energía. Existe una amplia demanda de ingenieros eléctricos en las empresas relacionadas con la generación, transmisión y distribución de energía, sea cual sea el origen de esta: hidráulico, térmico, nuclear, solar, etcétera. Son además numerosos los organismos y entidades que contratan a esta clase de ingenieros para la instalación del cableado y distribución de la electricidad en sus edificios.
  1. Industria automovilista. La extraordinaria importancia que los componentes eléctricos tienen en el funcionamiento de los automóviles, así como la cada vez mayor presencia en el mercado de coches eléctricos o híbridos, se ha traducido en un paralelo incremento de los ingenieros electrónicos contratados en este sector.
  1. Sector de la construcción. A la hora de levantar un edificio es preciso diseñar los planos que determinen cómo se llevará a cabo la instalación eléctrica del mismo, tarea que corresponde precisamente a los ingenieros eléctricos.
  1. Instrumentos. Son muchos los ingenieros eléctricos que encuentran trabajo en la industria relacionada con la fabricación de instrumentos de medición, navegación y control vinculados a las comunicaciones o el transporte, tales como simuladores, GPS u otros dispositivos. También en este terreno existe una abundante demanda en el sector de la medicina, especialmente en lo que se refiere al desarrollo de determinados instrumentos de naturaleza eléctrica, como por ejemplo marcapasos.
  1. Material electrónico. Otro interesante campo donde los ingenieros eléctricos pueden desarrollar su profesión es el de las telecomunicaciones, diseñando circuitos, semiconductores o sistemas de transmisión de datos o imágenes, todo ello al objeto de hacer más rápidos y eficaces los dispositivos y equipos a los que se incorporen.
  1. Trabajadores autónomos. No son muchos los ingenieros eléctricos que trabajan como autónomos, pero quienes lo hacen cuentan también con un amplio abanico de posibilidades, como la asesoría en seguridad y riesgos laborales, las direcciones de obra o la ejecución de proyectos eléctricos.

Finalmente, otros empleos a los que pueden acceder los graduados en ingeniería eléctrica serían los relativos a la docencia (ya sea en universidades, institutos o centros de formación profesional) o dentro de la Administración Pública en sus diferentes territorialidades (Administración Central, Autonómica o Local).

Vemos, por tanto, que son muchos y variados los campos donde puede trabajar un ingeniero eléctrico. Esta versatilidad, unido a una tasa de empleo cada vez más elevada, ha hecho que el grado en ingeniería eléctrica resulte cada vez más demandado entre los estudiantes universitarios.