Aumentan las suscripciones en línea

Hasta no hace mucho, era habitual que una persona con alguna inquietud cultural o científica se suscribiera a una publicación especializada (revistas, periódicos…). En la actualidad, vuelve a producirse un repunte de las suscripciones pero, en esta ocasión, en entornos digitales. Las noticias y los artículos monográficos siguen ocupando un puesto preferente pero también destacan las plataformas que permiten la suscripción a contenidos audiovisuales (música, juegos…).

Una nueva forma de ver la televisión

Poco a poco, vamos olvidándonos de la parrilla televisiva para cubrir parte de nuestro tiempo libre. Algunas de las series más vistas en todo el mundo ya no se emiten en una determinada franja horaria sino que están disponibles para su descarga y visualización en diferido. De hecho, ni siquiera es necesario disponer de un televisor convencional, puesto que las tabletas o los smartphones también pueden ofrecer estos contenidos.

Ocaso de la televisión clásica

La consecuencia lógica de la tendencia anterior es que la televisión, tal y como la habíamos entendido desde su origen hasta ayer mismo, está perdiendo protagonismo generación tras generación. Se estima que los espectadores jóvenes (entre 18 y 24 años) se reducirán entre un 5% y 15% anual en los próximos ejercicios en Estados Unidos, Canadá y Reino Unido. Con todo, posiblemente esta tendencia se frene a partir de 2023.

Lo digital, siempre mejor

Las nuevas generaciones también son las más entusiastas a la hora de abrazar cualquier novedad que llega desde el ámbito digital. De acuerdo con los datos de las principales corporaciones televisivas y medios de comunicación digitales, más del 60% de las suscripciones a contenidos de pago corresponden a plataformas virtuales. Eso sí, los medios tradicionales han reaccionado a tiempo y muchos de ellos ya ofrecen al mismo tiempo una suscripción a canales televisivos clásicos y a servicios digitales.

El fin de la rentabilidad de los anuncios

Si hubo un tiempo en que parecía que los banners y anuncios que se colaban en la páginas web eran el futuro de los ingresos de los proveedores de contenidos, hace tiempo que ha concluido. Los suscriptores no desean ser bombardeados por publicidad y por ello las plataformas digitales han tenido que agudizar el ingenio para mantener su rentabilidad.

Los SVOD, a punto de tocar techo

Aunque el grado de penetración de Netflix y otros servicios SVOD (Subscription Video on Demand) no es igual en todos los países, su margen de crecimiento se reduce progresivamente. En los países de habla inglesa, este mercado podría tocar techo entre 2018 y 2020.

Sé el primero en conocer otras interesantes tendencias sobre los Social Media siguiendo nuestra página.