Select Page

Las intervenciones en público o en reuniones de negocios pueden encumbrarnos o sepultarnos casi por completo. No en vano, la mayoría de inversores condicionan sus decisiones en virtud de cómo se expresan los responsables de las empresas. Es por ello que, si deseas tener éxito en los negocios, te interesa aprender la siguiente lista con las diez palabras o expresiones que nunca deberías utilizar.

1. Disrupción

Y cualquiera de sus variantes (romper, ruptura, disruptivo…). Los inversores están cansados de escuchar a empresarios y profesionales que aseguran que van a romper con lo establecido sin entrar en excesivos detalles. Mal comienzo.

2. Reinventar

Un concepto estrechamente ligado al anterior y que puede dar los mismos (malos) resultados. Si tu idea reinventará o no el sector en cuestión ya se verá con el tiempo. Ahora céntrate en exponer tu proyecto concreto.

3. Innovador

O innovadora o innovación o cualquier otra palabra perteneciente a dicho campo semántico. Deja que los hechos confirmen si tu empresa realmente puede calificarse de innovadora.

4. Optimizar

Esta palabra se ha puesto de moda como sinónimo de rentabilizar o aprovechar al máximo los recursos disponibles. Precisamente, ha perdido fuerza de tanto usarse y es preferible no abusar de ella en las intervenciones.

5. Pensar más allá

Posiblemente, la expresión más repetida y a la vez insustancial del vocabulario corporativo. ¿Pensar más allá de qué? A menos que especifiques a qué te refieres, es mejor incluyas esta frase en un discurso.

6. Contenido

Por definición, el contenido de cualquier discurso o alocución es el mensaje que se está transmitiendo. Destacar este hecho es redundante y, por tanto, innecesario.

7. Sinergia

Suena técnico y hasta profesional pero, en realidad, no estás diciendo gran cosa. Una sinergia se da cuando eres capaz de aprovechar una actividad para impulsar otra distinta. Si no es lo que quieres decir, no lo digas.

8. Pivotar

Cuando dices que tu empresa está pivotando, los inversores entienden que está bordeando la bancarrota. Sé más preciso para no hundirte a las primeras de cambio.

9. Pensar como un líder

Un líder no necesita decir que lo es, se limita a actuar como tal.

10. KPI

Este término matemático hace referencia a un indicador decisivo en el rendimiento de la empresa. Pero si no se explica a qué indicador nos referimos, es como no decir nada.