Select Page

La ingeniería electrónica es uno de los ámbitos más fascinantes del desarrollo tecnológico, dadas sus notables aplicaciones en múltiples ámbitos. A continuación, realizamos un breve resumen de la actualidad de este campo con cuatro noticias destacadas.

Una compra millonaria… y sorprendente

La diversificación es una de las claves para el éxito de cualquier negocio y la firma de ingeniería electrónica Dragon Group ha demostrado saberlo muy bien. Y es que, hace algunas semanas, conocimos que esta compañía, que cotiza en la Bolsa de Singapur, había adquirido una firma especializada en la extracción de minerales, Coeur Gold Armenia. La operación, que ha sorprendido a muchos, se ha saldado con un desembolso de 500 millones de dólares, 200 millones de los cuales se pagarán en efectivo mientras que el resto se abonarán vía acciones.

El reconocimiento facial avanza en China

Una de las aplicaciones de la ingeniería electrónica con más posibilidades en materia de seguridad es el reconocimiento facial. Recientemente, China ha confirmado su autoridad en este campo al exhibir con orgullo la que ya es la mayor red de sistemas de reconocimiento facial del mundo. El éxito se explica gracias a las propuestas innovadoras de firmas como SenseTime, una empresa que en pocos años ha multiplicado su valor hasta rondar los 2.000 millones de dólares. La mayoría de sistemas de este tipo se han instalado en aeropuertos.

Más información sobre los eclipses solares

La ingeniería electrónica también está detrás de otros grandes avances científicos, como el conocimiento de algunos de los fenómenos más enigmáticos del universo. Una pareja de jóvenes investigadores del OCtech han diseñado un software capaz de almacenar numerosos datos durante los eclipses solares. Así se demostró durante un eclipse solar que afectó al campus de esa institución el pasado mes de agosto. Se trata de una de las mayores captaciones de datos que se han podido realizar durante un episodio de este tipo.

Emulando las ilusiones ópticas

En ocasiones, nuestro cerebro nos juega malas pasadas al no ser capaz de diferenciar entre algo real y una mera ilusión óptica. Un equipo de la Facultad de Ingeniería Electrónica de la Universidad de Kiel (Alemania) ha logrado “engañar” a una máquina con ilusiones ópticas, a fin de recrear el comportamiento del cerebro humano. Gracias a este circuito eléctrico, podrá analizarse en profundidad cómo responde nuestro cerebro ante este tipo de situaciones.