La retórica es una cualidad que ha acompañado a algunos de los grandes líderes de la historia. A decir verdad, el liderazgo difícilmente podría materializarse si no se dispusiera una óptima capacidad de comunicación. Independientemente de la escala que observemos, un profesional con habilidades retóricas tiene más posibilidades de promocionar dentro de su empresa o sector. Paralelamente, su paso por cualquier compañía será siempre más productivo para él y para el resto de compañeros. Seguidamente, te proporcionamos algunas claves para mejorar tu capacidad de comunicación.

Practica ante el espejo

La práctica hace al maestro y, en el arte de hablar, todavía más. Muchas personas no son conscientes de los errores comunicativos que cometen hasta que se ven a sí mismos mientras se expresan. Puede valer un espejo para apreciar los fallos en tiempo real o una grabación que permita analizar nuestra performance con calma y más atención. Uno de los aspectos en los que más se mejora con este recurso es el de la expresión no verbal, como los gestos con las manos, la mirada o la posición de la cabeza.

Escuchar antes de hablar

Una de las máximas de los filósofos inspirados en la tradición socrática es la de escuchar mucho más de lo que se habla. Reconozcamos que esto no resulta en absoluto sencillo, máxime en el contexto de una reunión corporativa, por ejemplo. Haciendo un ejercicio de humildad, podemos aprender mucho de las habilidades lingüísticas y paralingüísticas de nuestros interlocutores. Posteriormente, incorporaremos en nuestro acervo de expresiones y gestos aquello que nos haya resultado más interesante.

No todo está en la palabra

Enlazando con las recomendaciones anteriores, comunicar no es sinónimo de hablar. Existen muchas formas de transmitir información al margen de la palabra pronunciada o escrita. La comunicación no verbal refuerza nuestro discurso, nos da más seguridad en nosotros mismos y nos hace parecer más solventes en aquello sobre lo que estamos hablando.

Trabajo en equipo

Como tantos otros aspectos relacionados con nuestro trabajo, nuestras habilidades comunicativas también pueden mejorar cuando se trabajan de manera grupal. Esto puede hacerse de manera casual, aprovechando las interacciones dentro de un equipo de trabajo, o deliberada, reuniéndose expresamente para perfeccionar la expresión oral de los trabajadores. Algunas empresas organizan estos grupos de trabajo para mejorar la comunicación entre sus empleados.

En los próximos posts encontrarás más recomendaciones útiles para expresarte mejor y crecer profesionalmente.